Posts filed under ‘Responsabilidad social empresarial’

La Ley de información no financiera


Info no financiera

Ley de información no financiera

Las empresas tienen que reportar si:

  • Tienen más de 500 trabajadores

o si cumplen dos de estas condiciones:

  • Tienen más de 250 trabajadores
  • Tienen una cifra de negocio de más de 40 millones de euros
  • Tienen un activo de más de 20 millones de euros

Para ello, pueden acogerse a diferentes marcos, entre ellos (pero no sólo) el GRI.

Anuncios

12/02/2019 at 11:57

Companies With A Purpose


purpose

01/10/2018 at 13:02

Have a great and inspiring summer 2018!


See you in September!

12/08/2018 at 22:08

RSE con Impacto: Colaboración Público Privada


Ha pasado un tiempo desde que publiqué mi último post. La verdad es que el pasado verano y el otoño estuve muy ocupado participando en un proyecto muy interesante y muy gratificante, especialmente desde el punto de vista personal.

Estuve colaborando con la consultora alemana PLANCO, evaluando colaboraciones público-privadas en nombre de BMZ y la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) en cooperación con DEG. Fueron proyectos de desarrollo dentro del programa developpp.de del Ministerio Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ).

La evaluación se llevó a cabo en proyectos en los que tanto el sector privado y público trabajaron juntos para crear un impacto real en países como Burkina Faso (gestión eficiente del agua), Brasil (integración de actores informales en la cadena de valor del acero), India (microseguros) o Benin (producción sostenible de algodón). Los resultados de las evaluaciones no pueden ser publicados por ahora, pero puedo decir una cosa, no hay nada más gratificante que ver que la RSE puede tener un impacto tangible en las vidas de muchas personas.

28/01/2015 at 01:33

Las PYMEs y los Derechos Humanos


Clique sobre la imagen para la versión pdf de la guía

Clique sobre la imagen para la versión pdf de la guía

Recientemente la Comisión Europea ha publicado la guía “My business and human rights. A guide to human rights for small and medium-sized enterprises”. El primer borrador nos fue presentado a un grupo de consultores y otros grupos de interés el pasado 12 de septiembre en Bruselas.

Esta guía es un documento corto, sencillo y fácil de leer, y animo a las PYMEs a que lo lean porque contiene algunas intrucciones muy valiosas para las pequeñas empresas, así como algunos consejos muy útiles. Desgraciadamente el propósito de la guía no era ofrecer herramientas concretas para monitorear el respeto de los Derechos Humanos (DDHH) en la empresa y su cadena de valor, pero, aún así, es un buen documento informativo.

La guía contiene algunas cuestiones importantes:

  • Hay una lista de 29 DDHH internacionalmente reconocidos y que están contenidos en la Carta Internacional de Derechos Humanos, así como en las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo. Estos DDHH también son relevantes para las PYMEs, y no sólo para grandes empresas o gobiernos. Sólo porque uno sea una pequeña empresa eso no quiere decir que puedan surgir cuestiones relativas a los DDHH.
  • Es necesario familiarizarse con el principio “proteger, respetar, remediar”. Los gobiernos han de proteger los DDHH, las empresas deben respetar los DDHH, y tanto el gobierno como las empresas deben remediar las consecuencias surgidas por una violación de los DDHH. Las empresas deben respetar los DDHH en cualquier circunstancia, incluso si los gobiernos son negligentes a la hora de protegerlos.
  • Incluso aunque tener en cuenta suponga una mejora de la reputación, incremente la satisfacción de los empleados, nos facilite el acceso a contratos públicos y nos permita reducir nuestros riesgos, todas las empresas tienen la responsabilidad de respetar los DDHH, tanto si eso supone un beneficio económico como si no. Los DDHH deben protegerse, respetarse y sus violaciones deben remediarse, independiente de los resultados económicos.
  • Incluso aunque su empresa esté en la UE, puede darse el caso de que tenga clientes o proveedores fuera de ella. Además, también dentro de la UE pueden darse violaciones de los DDHH (discriminación, desigualdades, seguridad del producto, derecho a un equilibrio entre vida personal y laboral).
  • La ley a menudo sólo garantiza un mínimo de protección. El cumplimiento de la ley puede llegar a no ser suficiente.
  • Usted puede estar seguro de que su empresa respeta los DDHH pero, ¿qué pasa con sus proveedores o clientes?  Un diálogo contínuo con los grupos de interés y con sus proveedores puede asegurar que no se produzcan violaciones de los DDHH, y que los riesgos puedan ser detectados a tiempo.
  • Si sus proveedores o clientes son demasiado grandes para poder ejercer presión sobre ellos, busque el consejo y el apoyo de ONGs, iniciativas multistakeholder, o haga equipo con otras empresas como la suya. Trabaje en red para ejercer presión.
  • Es importante que haga un seguimiento y comunique sus progresos, Puede hacerlo creando una serie de indicadores que usted pueda monitorear. También necesita informar a los grupos de interés sobre sus inciativas referentes a los DDHH; esta información puede ser a través de diferentes canales, informales o más formales como un informe de RSE.

Uno de los participantes en la reunión dijo que “las empresas deberían ser dirigidas por valores para conseguir los resultados”. Éste debería ser el aprendizaje de este documento orientativo. Los Derechos Humanos han de ser los principios que guíen nuestro negocio (junto con otros valores medioambientales y socioeconómicos) para asegurar una gestión ética de la empresa.

17/01/2013 at 12:17 Deja un comentario

Stakeholdercracy: el creciente poder de los grupos de interés


Los consumidores se han sentido normalmente impotentes ante la actuación de las grandes empresas. No tenían poder para enfrentarse a sus actividades ni tenían la capacidad necesaria para que sus protestas tuvieran el eco suficiente. Pero eso está cambiando con las redes sociales y los nuevos canales de comunicación entre empresas y sus grupos de interés*.

Incluso me atrevería a decir que estamos asistiendo al nacimiento de la “stakeholdercracy”, o un incremento muy importante de la capacidad de influencia de los grupos de interés sobre las decisiones de las empresas.

Antes, cualquier conflicto podía mantenerse dentro de unos ciertos límites geográficos, lo que permitía ejercer cierto “control de daños”, ahora esa posibilidad ya no existe debido a que internet hace que la información esté disponible y accesible para todas las personas, no importa en qué lugar se encuentren. Las empresas están más expuestas que nunca a las reacciones y las opiniones de los grupos de interés, y estos tienen más medios que nunca para poder ejercer presión e “imponer” sus demandas a las empresas.

La nueva situación es buena para empresas y grupos de interés. Es buena para estos porque el poder de va a desplazarse de las grandes corporaciones hacia los grupos de interés, equilibrando una balanza que hasta ahora ha estado demasiado inclinada hacia los intereses de las empresas, sin tener en cuenta los intereses de las otras partes afectadas. Igualmente, es beneficiosa para las empresas porque estas se van a ver obligadas a prestar más atención a las demandas y expectativas de los stakeholders, con lo que las empresas van a tener un análisis más certero de su entorno y van a descubrir nuevas oportunidades de negocio que antes habían pasado desapercibidas.

Veamos el ejemplo de tres empresas que han debido cambiar sus actividades debido a que los impactos producidos han sido denunciados por los grupos de interés:

  • ZARA, del grupo español Inditex, se ha comprometido a eliminar el uso de sustancias químicas peligrosas de todos sus productos después de una campaña de Greenpeace en los medios sociales. Ello ha sido posible gracias a las firmas y el apoyo de miles de personas a través de los medios sociales, algo que hubiera sido mucho más difícil hace unos años.
  • La empresa bananera Dole Food Company ha sido denunciada por un bufete de abogados de Seattle declarar que lleva a cabo políticas de responsabilidad social corporativa mientras al mismo tiempo le compra plátanos a un proveedor guatemalteco acusado de destruir el medio ambiente. Tanto si se demuestra que esta denuncia es cierta o no, Dole tendrá que defenderse frente a una demanda realizada muy lejos de donde el supuesto impacto ha tenido lugar. Este tipo de casos no serían posibles si la información no estuviera tan disponible como lo está ahora gracias a internet.
  • La cadena española de televisión Telecinco se ha visto obligada a retirar una demanda recientemente. Esta demanda se había planteado contra el impulsor de un boicot a uno de sus programas de televisión en el que se habían hecho entrevistas de dudoso gusto y ética profesional. La cadena tuvo que retirar la demanda después de una campaña lanzada a través de change.org. Este es un ejemplo claro de cómo los consumidores pueden canalizar sus protestas, no a través de grandes ONG como Greenpeace, sino a través de peticiones individuales impulsadas gracias a los medios sociales como Facebook o Twitter.

Esta situación de “democracia de los grupos interés” no va a cambiar y va a seguir inclinando la balanza hacia los stakeholders. ¿Qué es lo que pueden hacer las empresas? Básicamente solo tienen una alternativa: Integrar las demandas de los grupos de interés en sus estrategias, anticipando estas demandas y adoptando una posición más proactiva.

Esto solo puede hacerse aprovechando los nuevos canales de comunicación con los stakeholders y realizando un análisis exhaustivo de la cadena de valor de la empresa. Eso les ayudará tanto a minimizar riesgos como a detectar oportunidades de negocio a través de la escucha activa de las expectativas y demandas de los grupos de interés.

¡Cuidado empresas, el pueblo tiene el poder!

*Un grupo de interés es todo aquel que se ve afectado directa o indirectamente por las actividades de una empresa.

04/12/2012 at 12:43 1 comentario


Juan Villamayor

Consultor en Responsabilidad y Sostenibilidad Empresarial (RSE). Economista y MBA radicado en Barcelona, con un perfil eminentemente internacional.

Es posible generar más valor mientras se aplican principios éticos. Al final todos salen beneficiados: las empresas, la sociedad y el medio ambiente. Eso es lo que yo llamo "Negocios Con Sentido Común".

Página web de Juan

Feeds

Introduzca su dirección de email para suscribirse a este blog y recibir notificaciones por email cada vez que se publique un nuevo artículo.

Únete a otros 3.768 seguidores

Juan Villamayor en Twitter

Artículos anteriores


A %d blogueros les gusta esto: